Síguenos:
Facebook
Twitter
YouTube

Toma el te contigo mismo

Toma el te contigo mismo

No podemos relacionarnos con otras personas sin antes haber conseguido tener una relación sincera con nosotros mismos. Si no somos capaces de querernos, de validar lo que deseamos, sino confiamos en la vida sin miedo a amar y dejarnos amar, no podemos estimar a los demás. Nadie puede ofrecer lo que no tiene. Para hacernos plenamente dueños de nosotros, necesitamos tener el corazón limpio, libre de viejas heridas, dolores, rencores y juicios.

Las personas que han desarrollado el amor hacia sí mismas transmiten cariño. Por el contrario, las que tratan de esconder sus inseguridades, infelicidad y profundo desierto interior, se muestran arrogantes, agresivas, soberbias. Actúan desde la envidia, que les lleva a observar la huella que el otro ha dejado para sutilmente atacarle desde la retaguardia. A lo que añadiría: “De la persona que no se respeta a sí misma, se puede esperar de todo”. Por eso, es imperioso auto-mimarse, dejar que el cariño se quede dentro, desarrollar una buena autoestima para así der amar a los otros. Dicho de otro modo, para mimarse hay beber mucho “TÉ”:

Toma el te contigo mismo

Deja tu comentario

*


SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS