Síguenos:
Facebook
Twitter
YouTube

Como tú seas está bien para mí

Como tú seas está bien para mí

La falta de respeto es hoy una de las mayores fuentes de conflicto y violencia en la humanidad, cuyo origen suele estar en el egocentrismo, la arrogancia, la intolerancia, la falta de valores y la mala educación. Sin respeto no podemos vivir en sociedad, implica valorar a cada ser humano, considerar su dignidad y aceptar que siempre habrá discrepancias que nos separen.

Esta consideración a los demás, ha de comenzar, vuelvo a insistir, siempre por nosotros mismos. No podemos tratarnos con auto-indulgencia (sentimiento de pena hacia uno mismo). El respeto propio comienza por amarnos y ser compasivos con nosotros mismos, venerar y cultivar nuestra solidez, reconocernos como seres únicos, con todo nuestro potencial.

Seguir leyendo

Perdonarse y perdonar: ¿Y cómo se aprende a perdonar?

Perdonarse y perdonar: ¿Y cómo se aprende a perdonar?

Alguien me contó una vez, una costumbre de una tribu africana que tiene una tradición muy bonita. Cuando alguien hace algo perjudicial y equivocado, llevan a la persona al centro de la aldea, y toda la tribu se acerca y la rodea. Durante dos días le dicen todas las cosas buenas que hizo. Lo que cree esta tribu es que cada ser humano viene al mundo como un ser bueno, deseando seguridad, amor, paz, felicidad. A veces, en la búsqueda de esas dadivas las personas cometen errores.

La comunidad percibe aquellos errores como un grito de auxilio. Por eso se reúnen para enderezarla, para reconectarla con su legítima naturaleza y recordarle quien es realmente, hasta que rememore la máxima de la que temporalmente se había desconectado: “Yo soy bueno”. Sawbona Shikoba (delirio de amor), es un agradecimiento utilizado en África del Sur y quiere decir: “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. En respuesta las personas dicen SHIKOBA, que es: “Entonces yo existo para ti”.

Seguir leyendo

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS