Síguenos:
Facebook
Twitter
YouTube

Dedicar tiempo a mimarse

Dedicar tiempo a mimarse

La vida nos trae coyunturas para el mimo. Mimarse es una actitud ante la vida. Las personas que se miman se aceptan a sí mismas, valoran lo que tienen y le sacan su mejor provecho. Se dejan SER: aman sus “imperfecciones,” no reprimen ni su propia personalidad ni su autenticidad. Viven tal como sienten. Aprecian y disfrutan los pequeños detalles que les regala la vida. Practican la abundancia. Saben DIVERTIRSE y gozar. Cultivan su bienestar, comenzando desde su interior, disfrutando en silencio de su soledad. Luego lo exteriorizan hacia los otros y el mundo. Están desapegadas del exceso de materialidad.

“En este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos. Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila. También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno. Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado. No estar jamás de vuelta de nada. Seguir llorando cada vez que algo lo merezca, pero no quejarme de ninguna tontería. No convertirme nunca, nunca, en una persona amargada, pase lo que pase.” – Ángeles Caso.

Deja tu comentario

*


SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS