Síguenos:
Facebook
Twitter
YouTube

La técnica STOP

La técnica STOP

A todos nos ha pasado alguna vez, que en los momentos que NO estamos centrados funcionamos como un barco a la deriva dando el poder de nuestra vida a las circunstancias, a las opiniones ajenas, al que dirán, a las modas… Como digo, en estas ocasiones, lo que más ayuda es recogerme en el refugio de la propia intimidad para encontrar sosiego y volver a sentirnos seguros en nuestra verdadera piel. “Nadie puede vivir sin su centro. No tiene que ser creado, sino redescubierto”. Osho.

Seguir leyendo

Disfrutar la vida

Disfrutar la vida

Esforzarse por ser eternamente felices, es una mera ilusión de permanencia. El tiempo lo hemos de dedicar a abrirnos a lo que tenemos delante, a curiosear, a dejarnos sorprender, a estar despiertos para saborear las sutilizas de las sensaciones, los sentimientos y los diferentes decorados que día a día la existencia nos quiere mostrar: el color, el sonido, la temperatura, la comprensión de la vida, tal como es -no como era, no como podría haber sido, no como quisiéramos que fuese – ¿Qué tal si pensamos cómo podemos CONTRIBUIR a hacer de nuestra vida una vivencia de mayor plenitud?

Seguir leyendo

Toma el te contigo mismo

Toma el te contigo mismo

No podemos relacionarnos con otras personas sin antes haber conseguido tener una relación sincera con nosotros mismos. Si no somos capaces de querernos, de validar lo que deseamos, sino confiamos en la vida sin miedo a amar y dejarnos amar, no podemos estimar a los demás. Nadie puede ofrecer lo que no tiene. Para hacernos plenamente dueños de nosotros, necesitamos tener el corazón limpio, libre de viejas heridas, dolores, rencores y juicios.

Seguir leyendo

Como tú seas está bien para mí

Como tú seas está bien para mí

La falta de respeto es hoy una de las mayores fuentes de conflicto y violencia en la humanidad, cuyo origen suele estar en el egocentrismo, la arrogancia, la intolerancia, la falta de valores y la mala educación. Sin respeto no podemos vivir en sociedad, implica valorar a cada ser humano, considerar su dignidad y aceptar que siempre habrá discrepancias que nos separen.

Esta consideración a los demás, ha de comenzar, vuelvo a insistir, siempre por nosotros mismos. No podemos tratarnos con auto-indulgencia (sentimiento de pena hacia uno mismo). El respeto propio comienza por amarnos y ser compasivos con nosotros mismos, venerar y cultivar nuestra solidez, reconocernos como seres únicos, con todo nuestro potencial.

Seguir leyendo

Perdonarse y perdonar: ¿Y cómo se aprende a perdonar?

Perdonarse y perdonar: ¿Y cómo se aprende a perdonar?

Alguien me contó una vez, una costumbre de una tribu africana que tiene una tradición muy bonita. Cuando alguien hace algo perjudicial y equivocado, llevan a la persona al centro de la aldea, y toda la tribu se acerca y la rodea. Durante dos días le dicen todas las cosas buenas que hizo. Lo que cree esta tribu es que cada ser humano viene al mundo como un ser bueno, deseando seguridad, amor, paz, felicidad. A veces, en la búsqueda de esas dadivas las personas cometen errores.

La comunidad percibe aquellos errores como un grito de auxilio. Por eso se reúnen para enderezarla, para reconectarla con su legítima naturaleza y recordarle quien es realmente, hasta que rememore la máxima de la que temporalmente se había desconectado: “Yo soy bueno”. Sawbona Shikoba (delirio de amor), es un agradecimiento utilizado en África del Sur y quiere decir: “Yo te respeto, yo te valoro, eres importante para mí”. En respuesta las personas dicen SHIKOBA, que es: “Entonces yo existo para ti”.

Seguir leyendo

El amor en las corporaciones

El amor en las corporaciones

Lo único que puede cambiar al mundo está al alcance de todos, pero muy pocos lo proclaman: se llama AMOR.

Me vas a permitir hacer un hincapié especial en las corporaciones porque en ellas poco o nada se habla del AMOR. Se ve sólo como un sentimiento, no también como UN COEFICIENTE, entendido este por la aptitud de las personas en sus relaciones. En los tiempos que corren, buscar y desarrollar lo que es bueno para el otro es capital para poder convertir las empresas en comunidades humanas que busquen el Bien Total. En un futuro, ya cercano, sólo desde ahí serán capaces de conseguir resultados externos (rentabilidad) e internos (satisfacción y aprendizajes) saludables para la humanidad.

Seguir leyendo

Dedicar tiempo a mimarse

Dedicar tiempo a mimarse

La vida nos trae coyunturas para el mimo. Mimarse es una actitud ante la vida. Las personas que se miman se aceptan a sí mismas, valoran lo que tienen y le sacan su mejor provecho. Se dejan SER: aman sus “imperfecciones,” no reprimen ni su propia personalidad ni su autenticidad. Viven tal como sienten. Aprecian y disfrutan los pequeños detalles que les regala la vida. Practican la abundancia. Saben DIVERTIRSE y gozar. Cultivan su bienestar, comenzando desde su interior, disfrutando en silencio de su soledad. Luego lo exteriorizan hacia los otros y el mundo. Están desapegadas del exceso de materialidad.

Seguir leyendo

Conjugar el verbo Vivir

Conjugar el verbo Vivir

“Vivir consiste en conjugar día tras día el verbo vivir”. López Petit.

Toda apreciación de la belleza que nos rodea está en uno. Celebrando rituales podemos convertir nuestra existencia en un placer y una regeneración permanente. Nuestra percepción de la vida está estrechamente vinculada a nuestra actitud. Cada vez que realizamos los actos cotidianos con esmero, cuidado y lentitud, estamos llenando nuestra vida de decorados especiales. Se trata de atrapar cada instante y apreciar cada momento. Nos abrimos a su esplendor cuando reverenciamos, alabamos, veneramos, solemnizamos nuestra realidad como si fuera una fiesta permanente. Quizás yo no tenga mérito, mi madre, una enamorada de la vida, ha sido mi mejor maestra.

Seguir leyendo

Ser nuestro mejor acompañante

Ser nuestro mejor acompañante

Cada día me doy más cuenta que no podemos estar equilibrados si faltamos a nuestra vida, si nos quedamos a las afueras y evitamos ahondar en los laberintos de sus profundidades.

Todos necesitamos pasar un tiempo asolas hasta lograr hallar nuestro auténtico centro. En ese momento caeremos en la cuenta que podemos ser nuestro MEJOR ACOMPAÑANTE, la soledad ya no será un lastre sino un lujo, apreciaremos la introspección como vía para curiosear e ir descubriéndonos. Además, después de atravesar nuestro propio desierto, seremos tolerantes, generosas, comprensivas y respetuosas ante la necesidad de aislamiento de los otros.

Seguir leyendo

SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS